Ecolofoods. Tienda online de superalimentos

Superalimentos y complementos ecológicos.
1024 1024 ECOLOFOODS

Gazpacho con Spirulina BIO ECOLOFOODS.

Este plato tiene un sabor maravilloso, pero  también desintoxica el cuerpo, refresca y sacia a la vez. Que puede ser mejor para TU operación bikini, que seguro ya esta en marcha 😉

Ya sabemos que la fruta y verdura fresca es muy sano y alcalinizante. Pero si le añadimos la norma diaria de Spirulina, recibimos por lo menos el triple de nutrientes y con el sabor classico.

Ingredientes para 2 personas. Necesitas 10 min.

  • 2-3 tomates dependiendo del tamaño.
  • 1 pepino.
  • 1 pimiento verde italiano.
  • 1 aguacate.
  • 2 cucharadas de postre de Spirulina “Ecolofoods”.
  • Un chorrito de aceite de oliva.
  • Sal  (hemos gastado sal rosa de Himalaya) y pimienta

Preparación.

  1. Lavar y secar las verduras.
  2. Tomates cubrir con agua hirviendo 30 seg para quitar la piel facilmente.
  3. Tomates pelados cortar en trozos en la taza de la trituradora.
  4. Pepino y aguacate pelar y cortar dentro de la taza.
  5. Pimiento sacar las semillas y cortar también junto con la otra verdura.
  6. Agregar 2 cucharadas de postre (unos 6- 7 g en total) de Spirulina, un chorrito de aceite y salpimentar a tu gusto.
  7. Triturar y servir.

Decoración. Semillas de cañamo peladas “Ecolofoods”  y hojitas de albahaca.

En los dias más cálidos puedes añadir a tu Gazpacho un poquito de hielo para disfrutarlo más fresco aún.

¿Sabes que con solo 2 cucharas soperas de semillas de cañamo obtienes la norma diaria de Manganeso?

1024 768 ECOLOFOODS

Tortas salvavidas.Algo que no conocias sobre la Spirulina.

La spirulina está entre los primeros organismos que aparecen en la Tierra, responsables de transformar la atmósfera tal y como hoy la conocemos.

Los primeros datos sobre el consumo humano de spirulina tienen sitio en 1521, donde se dice que la spirulina era cosechada de las aguas del Lago de Texcoco (México), después la secaban y vendían en el mercado de Tenochtitlán (la capital de los aztecas).

Los ancestrales mexicanos, rodeados de la selva, vivian en unas condiciones inadecuadas para el desarollo de agricultura. Sin embargo era una población muy grande, además transportaba la carga en las espaldas y los mensajeros suyos podían correr día y noche sin descansar.

Los documentos históricos cuentan que su dieta se basaba en la consumición de una especie de microalga, llamada tecuitlatl, que cogian en los lagos.

“… y aun tierra; porque con redes de malla muy menuda abarren en cierto tiempo del año una cosa molida que se cria sobre el agua de las lagunas de Méjico y se cuaja, que ni es hierba, ni tierra, sino como cieno. Hay de ello mucho y cogen mucho; y en eras, como quien hace sal, lo vacian, y allí se cuaja y seca. Hácenlo tortas como ladrillos, y no solo las venden en el mercado, mas llévanlas tambien á otros fuera de la ciudad y lejos. Comen esto como nosotros el queso, y así tiene un saborcillo de sal, que con chilimoli es sabroso. Y dicen que á este cebo vienen tantas aves á la laguna, que muchas veces por invierno la cubren por algunas partes” (López de Gomara, 1826, p. 348).

Diversos autores sugieren que la microalga spirulina fue uno de los alimentos más importantes que hizo posible el crecimiento de la población en el periodo azteca (Santeley, Rose 1982). El tecuitlatl, hoy conocido como espirulina era un alimento agradable al paladar de los nativos del centro de México, que gustaba a la mayoría de los españoles que lo consumieron (Farrar, 1966).

Por otro lado se sabe, de acuerdo a algunos escritos y reportes, los africanos también tenían el hábito del consumo de esta microalga verde-azulada (Leonard, 1966). Así que la clave para su identificación no vino de México, sino de un científico belga, Jean Leonard (1966).

La expedición belga Saharán en 1966 alcanza el lago Chad en África Occidental y observa que los Kanembu, a pesar de vivir en una zona hostil con mucha falta de nutrientes y el suelo muy pobre para cultivar, eran muy fuertes, estaban muy desarrollados y no caían enfermos. Es cuando descubren que unas tortas azules llamadas dihe, que comen los pueblos de las orillas del lago Chad estaban compuestas de la misma sustancia de algas tan nutritiva, que recogian de la superficie del lago, secaban al sol en forma de panes, para luego comerlas con una salsa de tomates.

Hoy en dia el polvo azul-verde de spirulina se convierte en un componente necesario de nuestras despensas gracias a multitud de los efectos positivos que produce sobre nuestra salud, incluyendo las capacidades de aumentar la inmunidad, aliviar las alergias y reducir fatiga.

Si quieres saber algo más sobre la Spirulina haz click aquí.